Todo sobre el suplemento Ashwagandha

La ashwagandha es una hierba medicinal de la tradición india también conocida como whitania que ofrece múltiples beneficios para nuestro organismo. Aunque en occidente se ha puesto de moda recientemente en forma de suplemento, en oriente su uso se remonta incluso a más de 5000 años atrás.

 

Características principales

La ashwagandha es un pequeño arbusto con flores amarillas que se encuentra en la India y el norte de África. Su nombre proviene del sánscrito y significa “olor a caballo”, aunque también se conoce por su nombre botánico Whitania somnifera, Ginseng indio y Cereza de Invierno.

Posee numerosos beneficios para la salud. Es utilizada principalmente como una ayuda natural para problemas emocionales, psicológicos, metabólicos y fisiológicos, a causa de su notable versatilidad terapéutica, en su doble función sedante y vigorizante.

Se la considera un remedio “adaptógeno”, un término que define la capacidad que brinda una sustancia para ayudarnos a afrontar situaciones adversas o cambiantes, permitiendo sobrellevarla en mejores condiciones. Dicho en otras palabras, es eficiente para combatir el estrés y la ansiedad.

También es usada para despejar la mente, favorecer la relajación mental y como tratamiento para el déficit de atención nerviosa.

Al tener propiedades revitalizantes es utilizada para frenar la pérdida de vitalidad y para tratar estados de depresión o pérdida del ánimo, la fatiga nerviosa, la debilidad y los estados anémicos por falta de hierro.

Varios estudios han confirmado su capacidad para reducir los niveles de azúcar en la sangre tanto en personas sanas como en personas con diabetes y aumentar la secreción de insulina y mejorar la sensibilidad a la insulina en las células musculares.

Una de sus propiedades más valoradas es su capacidad para tratar diversos tipos de cáncer, mediante la inducción de la apoptosis que es la muerte programada de las células cancerosas a través de la formación de especies reactivas de oxígeno dentro de las células cancerosas, interrumpiendo su función.

¿Crees que esto es todo? Para nada, esta planta tiene aún más propiedades, su acción antiinflamatoria y analgésica, se ha demostrado eficaz para aliviar el dolor reumático y reducir el proceso inflamatorio de la artritis reumatoide.

Por otro lado, el consumo de ashwagandha puede tener efectos poderosos sobre los niveles de testosterona y la salud reproductiva, incluso en hombres infértiles. Quienes se sometieron al tratamiento además de mejorar su conteo de espermatozoides, tuvieron un aumento considerable de la cantidad de antioxidantes en sangre.

Este aumento en los niveles de testosterona gracias al consumo de ashwagandha, ha demostrado que puede mejorar la composición corporal y aumentar la fuerza.

La lista de propiedades beneficiosas sigue y es realmente increíble; fortalecimiento del sistema inmune, estimulación de las glándulas tiroides, mejora de la memoria y la función cerebral, mitigador de efectos secundarios de ciertos medicamentos, disminución de los niveles lipídicos en sangre, eficaz para prevenir la pérdida ósea y los efectos secundarios de la radioterapia.

 

¿Cómo puedo consumir la ashwagandha?

El extracto de esta hierba puede conseguirse en forma de suplemento en cápsulas, polvo o infusiones. La dosis recomendada es de 500mg una o dos veces al día, no debiendo superarse los 3grs diarios.

Los efectos en el cuerpo pueden comenzar a verse en 2 semanas y es recomendable no es no consumirla durante más de 2 meses seguidos.

Comparte la publicación

comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo comentario