La L-Carnitina: 5 Claves de este Suplemento

La carnitina fue descubierta en 1905 como un componente del tejido muscular animal, de ahí que el nombre comercial deriva del latín carnis, que significa pulpa o carne. Este aminoácido cumple un rol esencial dentro del metabolismo. 

Obtenemos la carnitina media la ingesta de alimentos de origen animal aunque también es sintetizada en el organismo por el hígado, los riñones y el cerebro. Su función dentro del músculo es la de contribuir a metabolizar los ácidos grasos generando energía.

 

Debido a esto, no es extraño que en los últimos años se la haya utilizado como substrato ergogénico destinado a mejorar el rendimiento físico o incluso como un potente agente lipolítico que podría incrementar la degradación o pérdida de grasa corporal.

 

 

El rol de la carnitina en el cuerpo

 

1.                  Como mencionamos al principio, la carnitina es un compuesto fundamental del metabolismo de las grasas, que permite el transporte de los ácidos grasos de cadena larga  hacia el interior de las mitocondrias en donde son degradados para producir energía (ATP). El rol fisiológico esencial de la carnitina, consiste en mantener una adecuada oxidación de grasas. La falta de esta provocaría una acumulación de ácidos grasos en la sangre lo cual se ha relacionado con el desarrollo de trastornos metabólicos y cardiovasculares

 

2.                  Según diversos estudios, los beneficios de la ingesta de carnitina radican fundamentalmente en una mejora de los procesos de recuperación, reduciendo el daño muscular y optimizando la acción de ciertas hormonas como la testosterona o la Gh para estimular los procesos de recuperación luego de esfuerzos intensos.

 

3.                  Por el contrario las carencias de carnitina en el organismo han sido relacionadas con trastornos en los mecanismos de absorción intestinal, la síntesis o el transporte y captación de la carnitina en los tejidos, así como también a una excesiva excreción renal, hipertiroidismo o aumento de las necesidades metabólica ante trabajos físicos extremos no compensados por una adecuada ingesta de alimentos, como puede ocurrir en los veganos.

 

4.                  En personas con problemas cardiacos, los tratamientos con L-carnitina han sido efectivos para mejorar la tolerancia a los esfuerzos físicos, mostrando correlaciones significativas con el incremento de la potencia, la capacidad aeróbica y la reducción de los síntomas de isquemia de miocardio.

 

5.                  Estudios han comprobado que la suplementación con 2gr de L-carnitina por día durante tres semanas conduce a un incremento significativo de las concentraciones de carnitina plasmática, que a su vez estimula la vasodilatación de capilares, incrementa la difusión de oxígeno hacia la célula y reduciendo la hipoxia tisular típica de los trabajos de fuerza.

 

 

¿Cómo debo consumir el suplemento de carnitina?

 

La suplementación con L-carnitina se presenta en forma líquida, en polvo o en cápsulas. Es obligatorio leer el etiquetado para conocer la forma de consumo de cada presentación. Lo más habitual es tomar una dosis de carnitina que va desde los 500mg hasta los 3g al día, aunque lo más aconsejable es no superar los 2g al día. 

Comparte la publicación

comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo comentario