Diferencias nutricionales entre alimentos ecológicos y no  ecológicos

La controversia comenzó hace décadas, allá por mediados del siglo XX; si había diferencias nutricionales entre los alimentos de producción ecológica y los alimentos de producción convencional.

Los estudios han sido diversos y los resultados arrojaban datos contradictorios y confusos muchas veces creados por empresas con intereses económicos, sin embargo la mayoría han concluido en que existe una notable diferencia y a continuación veremos cuales son. Pero primero vamos a diferenciar uno del otro.

 

¿Cuál es el alimento ecológico y cual el convencional?

El sistema de producción de un alimento ecológico y uno convencional varía y de ahí vienen las diferencias entre los productos obtenidos. La agricultura ecológica busca obtener alimentos de máxima calidad sin usar agroquímicos ni organismos modificados genéticamente (OMG).

La fertilidad del suelo se basa en productos orgánicos buscando preservar el suelo de la erosión y el medio ambiente en general, se respeta el ciclo biológico en la recolección, no utiliza agua depurada y se basa en cultivos de época.

Por otro lado, el alimento convencional utiliza insecticidas y fertilizantes químicos, se siembran organismos modificados genéticamente para que resistan plagas y climas, son regados con agua depurada e incluso las semillas están tratadas con fungicidas.

Todo esto genera notables diferencias en su compasión como veremos a continuación.

 

Los alimentos ecológicos tienen más nutrientes

El modo de cultivo definitivamente modifica la composición de nutrientes de los alimentos. Aquellos que son cultivados de manera ecológica demostraron tener concentraciones de vitaminas y minerales muy por encima de aquellos de cultivo convencional; casi el triple.

Los mismos análisis y estudios indican también que los productos ecológicos poseen en promedio 25% más componentes valiosos como los antioxidantes y polifenoles.

Una investigación realizada en Nueva Zelanda sobre un grupo de niños que consumía alimentos ecológicos concluyó que tenían mejor salud dental, mayor resistencia a las fracturas óseas y menor incidencia de resfriados que los niños alimentados con alimentos convencionales.

A su vez, los alimentos convencionales son tratados con pesticidas utilizados para combatir las plagas, estos actúan destruyendo enzimas indispensables para la respiración celular a nivel de las mitocondrias. Asimismo pasan de un ser vivo a otro según la cadena alimenticia y permanecen en el suelo más de 15 años.

 

La clave está en el método

Lo que sucede con el cultivo convencional es que se realiza sin tener en cuenta cuestiones como el tipo de suelo, si es apto o no, al igual que el clima y sin considerar las posibles plagas o enfermedades. 

Para solucionar todo esto se utiliza toda una variedad de químicos. Como resultado tendremos una planta que crecerá y dará su fruto pero tendrá un montón de carencias. A esto hay que sumarle que el monocultivo reduce la flora y fauna del entorno empobreciendo el suelo que debe ser enriquecido de forma artificial.

La agricultura ecológica por su parte, se plantea qué plantar en función del clima, la estación y el tipo de suelo. Buscando las variedades que mejor se adaptan para que crezca sana y llena de nutrientes y no tenga que ser tratada de forma artificial. 

Comparte la publicación

comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo comentario