¿Qué grupos musculares son propensos a ser entrenados juntos?

La división del entrenamiento y qué grupos musculares pueden o deben ser entrenados en conjunto es un tema de debate desde que existen las pesas. Lo cierto es que, probablemente no haya una única respuesta. Todo depende de la frecuencia con la que entrenas, la intensidad, la cantidad de entrenamiento y tus objetivos.

Solo podemos afirmar una cosa con seguridad: no hay un método milagroso. No hay un método correcto ni otro incorrecto. Así que el planteo debe pasar por cuales son tus objetivos a la hora de entrenar. Vamos a suponer que si estas leyendo esto es porque eres un amante de las pesas y buscas mejorar tu fuerza y tú hipertrofia de forma más rápida y a la vez estética.

Si es así, hay varios factores a tener en cuenta que pueden influir en tus resultados.

Grupos musculares afines

El éxito de cualquier sesión de volumen y fuerza dependerá en gran medida de tu capacidad para emparejar grupos musculares complementarios o afines, para activar mejor tus fibras. ¿Cuáles son estos? Bien, en principio debemos separar los músculos por tamaño. Debemos distinguir entre músculos grandes y chicos para tener una idea de la intensidad que vamos a necesitar para entrenarlos correctamente.

Los grupos musculares grandes requieren mayor intensidad que los chicos ya que tienen más cantidad de fibras. Por lo tanto si deseamos trabajar realmente intenso, no es conveniente juntar en una misma sesión dos músculos grandes. En lugar de eso, conviene agrupar un músculo grande y uno chico.

Espalda, pecho y piernas son considerados grupos musculares grandes, mientras que hombros, bíceps y tríceps son los músculos chicos. A su vez, existe afinidad entre estos; cuando trabajamos pecho, también ejercitamos de forma indirecta los tríceps, mientras que cuando hacemos espalda se ejercitan los bíceps.

Teniendo en cuenta esto, podemos hacer básicamente dos tipos de divisiones de grupos musculares que pueden ser entrenados juntos. Estas dos divisiones no son opuestas sino complementarias. Es decir que semanalmente podemos ir alternando entre una y otra.

Diferentes caminos, un mismo objetivo

Una división clásica y que le sienta cómoda a la mayoría consiste en entrenar pecho y bíceps el mismo día y espalda y tríceps en la siguiente sesión. Las piernas, al representar la mitad del cuerpo se sugiere entrenarlas aparte, aunque muchos deciden combinarlas con hombros.

La otra alternativa es para quienes buscan un mayor desarrollo de los brazos y por lo tanto entrenan los músculos grandes y chicos afines, es decir, pecho y tríceps y espalda y bíceps, no obstante esta opción puede ser realmente agotadora para los músculos más chicos.

Independientemente de la opción que elijas, los profesionales concuerdan en una sola cosa: si deseas conseguir verdaderos resultados debes buscar una combinación no solo de músculos afines sino también una que te permita estimular cada músculo al menos dos veces por semana.

Comparte la publicación

comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo comentario